Dios separó el cielo de las tinieblas y creó el fútbol